Bienvenido a la ruta de la fé.

“Impactantes escenarios que invitan a la reflexión, en los que podrás estar cerca de algunos de los tesoros más representativos de la fe católica en Colombia. Allí podrás conocer tradicionales santuarios de peregrinación frecuentados por los feligreses para reafirmar su devoción”

Conoce esta imponente construcción subterránea en una mina de sal, en donde se encuentra la imagen de la Virgen del Rosario, patrona de los mineros. Recorre el lugar mientras observas algunas esculturas hechas en sal y mármol, disfruta de este ambiente religioso frecuentado por feligreses y visitantes de diferentes lugares del mundo, ubicado en el municipio de Zipaquirá.
Visita la Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá Reina y Patrona de los colombianos, donde se vio renovar el cuadro de la virgen del Rosario, construida a finales del siglo XVIII para venerar a la Virgen. Recorre el Parque Juan Pablo II, nombrado así en homenaje al papa que el 3 de julio de 1986 ofreció una eucaristía en la ciudad. Las artesanías hechas en tagua son un interesante atractivo de la región.
Visita uno de los Pueblos Patrimonio de Colombia y conoce su preservada arquitectura con coloridas casas producto de la colonización antioqueña. Sus 17 templos y recintos sagrados te invitan a descubrir un lugar rebosante del espíritu religioso. Conoce la casa en donde nació la Madre Laura Montoya, la única santa colombiana.
Esta ciudad de Norte de Santander es epicentro de leyendas y tradiciones que se cuentan en sus calles, además de ser patrimonio invaluable de la Colonia. Sorpréndete con sus hermosos templos y santuarios llenos de historia y fervor, como por ejemplo el Santuario Agua de la Virgen de Torcoroma, el Templo de San Francisco, la Catedral de Santa Ana y el Monumento Cristo Rey, donde cada año más devotos se dirigen a realizar sus peregrinaciones.
Conoce este maravilloso municipio y toda su belleza arquitectónica, que ofrece un valioso testimonio de la historia del catolicismo y del legado evangelizador desde la Colonia.
Participa en las procesiones de Semana Santa, una fiesta de memoria y fe que se despliega por las calles de la Ciudad Blanca, en donde los fieles siguen con fervor las imágenes sagradas.
Conoce la Ciudad de Dios, reconocida como Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad por la UNESCO. El imponente río magdalena y el fervor de sus habitantes te invitan a conocer su arquitectura colonial. Visita la iglesia de Santa Bárbara, construcción emblemática y participa de las procesiones y los eventos programados para la Semana Mayor.
Participa en uno de los eventos religiosos más importantes de la costa norte colombiana, donde se conmemora la Semana Santa de una manera solemne en honor a la pasión, muerte y resurrección de Jesús, mediante actos de teatro popular y celebraciones de ritos ancestrales, todo esto dirigido por la hermandad Nazarena y con la ayuda de la comunidad.
Se testigo de la procesión de los flagelantes de Santo Tomás, manifestación realizada el viernes Santo, donde una mezcla de fe y necesidad de una cura milagrosa hace que los penitentes realicen un recorrido al estilo Vía Crucis flagelándose con látigos especiales, con la razón de que si Jesús se sacrificó por nosotros y ofreció su sangre, nosotros debemos ofrecer la nuestra para pedir perdón o pedir ayuda.
Admira el “milagro de Dios obre el abismo”, una majestuosa construcción de estilo gótico ubicada sobre el cañón del río Guáitara, en donde en 1754, una indígena encontró plasmada la imagen de la Virgen del Rosario en una laja. Las placas de agradecimiento ofrecidas por quienes han recibido favores son un atractivo más para visitar. Además, recorre el museo que muestra piezas precolombinas, obras de arte y ornamentos religiosos.
Admira la ciudad de Bogotá desde el Santuario del Señor Caído de Monserrate, a 3.162 metros sobre el nivel del mar. Podrás llegar al Santuario después de una caminata por un sendero de piedra desde la base del cerro, que los peregrinos ofrecen como sacrificio al Señor Caído en busca de luz y guía espiritual. Degusta unas tradicionales onces santafereñas con agua de panela, almojábana y queso. Finaliza tu recorrido contemplando la ciudad desde uno de los miradores más concurridos de la ciudad.