Disfruta de un baño en sus aguas cristalinas y corre el riesgo de no querer partir de estas tierras. Disfruta de la gastronomía de la región y observa las costumbres de los pobladores de Valledupar.