Con más de 330 km2 de tierra ocre y gris con pincelazos de verde, el también llamado Valle de las Tristezas es un rico yacimiento de fósiles y un privilegiado destino turístico desde donde se pueden observar constelaciones, cuerpos celestes o fenómenos como lluvias de meteoros y estrellas fugaces.