Haciendas centenarias que se levantan entre senderos colmados de cafetos, ahora convertidas en casas de hospedaje, son el lugar ideal para unos días de descanso en medio de una naturaleza rica en verdes, agua y plantaciones de cafés especiales.