Este poblado conserva un estilo arquitectónico con aire colonial desde su inauguración (no fundación) en 1967. Sus calles empedradas, puentes, plazas y estructuras evocan el antiguo poblado, inundado a propósito para la construcción del embalse de Tominé.