Recorre este paisaje de páramo en el que sobresalen los frailejones, senecios, musgos y líquenes. Uno de los aspectos más llamativos de la travesía son los jardines y depósitos de agua que sirven de refugio de animales y vegetación nativa.