Las siete capas del “postre jericoano” (dos de bizcochuelo y cinco de frutas) trascendieron las fronteras de Antioquia. Acompañar este manjar hecho a base de papaya, piña, coco y toronja con un café producido en la región puede ser toda una ambrosía.