Declarado Monumento nacional y considerado la obra cumbre de la ingeniería antioqueña del siglo XIX, este puente no tiene vigas y está sostenido sólo por lazos de hierro. Recorre sus 291 metros de longitud sobre el río Cauca y come los mejores dulces de tamarindo por las calles de piedra de Santa Fe de Antioquia.