Representa la memoria del comercio de la sabana de Bogotá. Fue construido en 1792 y hoy conserva un estilo de influencia ibérica. También puedes ir al Castillo de Marroquín, una construcción al estilo medieval que sirvió como residencia al presidente José Manuel Marroquín.