El parque Ronda del Sinú, que corre paralelo al río que lleva su nombre, es un buen sitio para dar un paseo mientras se recibe la brisa fresca. Se pueden observar iguanas, micos, ardillas y osos perezosos, y caminar o montar en bicicleta bajo la sombra que proyectan robles y laureles.