Es el símbolo de la devoción y cultura religiosa nariñense. Se encuentra construido en medio del cañón del Río Guaítara, a donde llegarás recorriendo callejones y escalinatas de piedra. Durante el camino observarás numerosas placas que los feligreses dejan como agradecimiento a la Virgen.